miércoles, 19 de enero de 2011

Camelias

       Por fin nos han vuelto a entrar estas maravillosas plantas, de hermosas y grandes flores y bonitos colores. Nos han entrado en tres formatos, en una maceta de 14 cm y una altura de 25 - 30 cm, en M-16, con una altura de 30 - 35 cm y otra de M-19, con una altura de planta de 40 - 50 cm.

      La Camelia japónica es una planta acidófila, es decir, precisa de cierta acidez en el sustrato donde se desarrolla. Esto indica que a la hora de transplantarla no se puede utilizar cualquier tipo de tierra, tendremos que usar la llamada "tierra de castaño" o "de brezo". Nunca tierra caliza.

      A la camelia le gusta tomar un poco el sol a lo largo del día, pero no el más fuerte ni todo él, por lo que debes colocarla en semi sombra. 

      Cuidado con el agua, pues las que contienen niveles altos de cal las perjudica. Un pequeño truquito en zonas problemáticas puede ser el añadirle un chorrito de vinagre o de zumo de limón al agua con la que se va a regar para neutralizarla un poco.

      Le gustan los suelos que drenen bien, por lo que no a los encharcamientos, pero le gusta la humedad, sobre todo en verano.

      Soporta bien el frío, pero si estamos en una zona de fuertes e intensas heladas (-5 ºC) situarla en un lugar más o menos protegido, sobre todo de los vientos helados.

      Si lo hacemos todo de manera correcta, la camelia nos regalará unas preciosas flores que nos alegrarán la vista y el corazón y nos hará sentirnos orgullosos de nuestro trabajo bien hecho. La camelia es una planta dfícil, pero vale la pena solo por disfrutar de su floración.

Muestra de algunas flores de las Camelias que nos han entrado
Imprímeme

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada